martes, 11 de septiembre de 2012

RE: ¿QUÉ EXACTAMENTE PIDE EL POETA JAVIER SICILIA CON LAS DROGAS?, ENVÍA AQUILES JULIÁN

Publicado y en
http://www.facebook.com/


Date: Tue, 11 Sep 2012 08:36:06 -0400
Subject: ¿QUÉ EXACTAMENTE PIDE EL POETA JAVIER SICILIA CON LAS DROGAS?, ENVÍA AQUILES JULIÁN
From: biblioteca.digital.aj2@gmail.com
To: reddelectores@gmail.com

¿Qué exactamente pide el poeta Javier Sicilia con las drogas?

 

 

Por Aquiles Julián

 

La prensa ha cubierto el recorrido de la llamada Caravana por la Paz que encabeza el poeta mexicano Javier Sicilia y que acaba de llegar a Washington, leo en El País, España.

Sicilia y quienes lo acompañan piden la legalización de las drogas, para supuestamente acabar con la guerra contra el narcotráfico.

Un hijo de Sicilia murió, asesinado por sicarios del Cártel del Golfo en el 2011.

 

UNA PETICIÓN SIN UNA IDEA CLARA

 

¿Bastaría que "se legalizaran" las drogas para que cese la violencia en México? Realmente el poeta Sicilia no tiene una idea clara de lo que pide.

Para empezar, ¿qué significa que se legalicen las drogas? Significaría que la producción, distribución y comercialización de las drogas sería reglamentada y autorizada por los organismos estatales a compañías organizadas, como sucede con la producción, distribución y comercialización del tabaco y el alcohol, por ejemplo.

Las mafias y cárteles operan precisamente saltándose toda regla y todo control. Y los viciosos tampoco se someterían a reglas y controles que limiten la cantidad y la frecuencia con que se drogarían o el tipo de drogas que les sería permitido.

Imaginen que se decida que las personas sólo tendrían derecho a 10 cigarrillos de marihuana por semana ¿Ustedes creen que los tecatos limitarían sus apremios a esos 10 cigarrillos o buscarían agenciarse más, por la izquierda?

Y cuando hablamos de legalización de las drogas, no es sólo de la marihuana, sino de la pasta base de cocaína, la heroína, el crack, las anfetaminas, las drogas sintéticas como el éxtasis y otras drogas de diseño.

¿Habría alguna forma de regular su uso? Si se regula, de inmediato emerge el mercado negro, la comercialización ilegal.

 

CÓMO PIENSA EL POETA QUE SE RESOLVERÁ LA EDAD DE ENGANCHE

 

Otro aspecto es el relativo a los límites de edad.

Digamos que se autoriza la venta de drogas a mayores de edad.

Resulta que la edad de enganche, la edad en que se reclutan los nuevos viciosos, es de los 9 a los 15 años.

En las escuelas, grupos deportivos, lugares de reunión de los preadolescentes, los narcos hacen su trabajo de atraer niños que empiezan a destetarse y a sacudirse del control de sus padres y están abiertos a experimentar, a probar, a socializar fuera del control paterno.

¿Cómo podría evitarse que eso siga sucediendo? Las redes de enganche ya operan desde hace décadas. En las escuelas, en las canchas deportivas, en las actividades juveniles, en las fiestas actúan con total impunidad. Y desde la televisión, el cine, la moda y el rock se les despierta a los preadolescentes la suficiente curiosidad por "probar", aparte del chantaje oportuno que los reta en su hombría, en su valor, etc., para forzarlo a algo que no quieren.

¿Habrá alguna manera de evitar que los narcos prosigan reclutando sus víctimas en los preadolescentes? Hasta ahora no ha sido posible.

Eso significa que las redes de narcotráfico seguirán existiendo. ¿Habrá que permitirles que seduzcan y envicien a nuestros hijos como hasta ahora lo hacen? Si no, ¿habrá alguna forma de parar la "guerra"? El poeta Sicilia no tiene respuesta a esa pregunta.

 

¿CÓMO LA LEGALIZACIÓN IMPEDIRÍA LA GUERRA ENTRE CÁRTELES?

 

Otro aspecto para el cual el poeta Sicilia no tiene respuesta es el que tiene que ver con las guerras entre cárteles.

Mucha de la violencia deriva de que en el mundo de las drogas las relaciones son de poder y se basan en la fuerza.

¿Habrá alguna manera de que se lleve a a cabo una coexistencia entre bandas llenas de ambiciones por lograr el dinero fácil? ¿En bandas dispuestas a sacar de un territorio a otra? ¿O tendría el Estado que permitirles desangrarse y batallar, con los ciudadanos en medio?

No veo manera que la legalización de las drogas evite la violencia que las drogas generan.

Al legalizar las drogas, las grandes corporaciones se apropiarían de una actividad tan rentable, con un mercado cautivo.

¿Permitiría el Chapo Guzmán que la Philip Morris, por ejemplo, le arrebate su negocio? ¿O se sometería el Chapo Guzmán al control y supervisión de las autoridades estatales de México?

¿Debería el Estado mexicano simplemente librar al Chapo Guzmán de cualquier control y exigencia y dejarle hacer lo que le venga en ganas, en aras de que no haya violencia en México?

 

¿CUÁL GUERRA? ¡LO QUE HAY ES COMPLICIDAD!

 

Uno escucha el sonsonete de la "guerra contra las drogas", pero la verdad es que lo que existe es la complicidad, la imbricación, el maridaje entre autoridades civiles y militares con los cárteles del narcotráfico.

Esa misma noticia presenta el caso del teniente de infantería del ejército mexicano, Miguel Orlando Muñoz Guzmán, uno de los más de 10,000 desaparecidos en el conflicto entre el gobierno mexicano y los cárteles de drogas.

El teniente Muñoz Guzmán "denunció los nexos entre los comandantes de Chihuaha y Ciudad Juárez con uno de los cárteles de la droga. El Ejército falseó su firma para hacernos creer que había desertado", declara su hermana.

Si hay tal nivel de connivencia y complicidad entre los jefes militares, el gobierno y los cárteles como este caso da a entender ¿dónde está la famosa guerra? ¿No se trata de un fingimiento?

¿Cómo podría la legalización de las drogas evitar estos amañamientos y mezcolanzas? No sé.

 

LAS POSIBLES CONSECUENCIAS QUE SICILIA NO PIENSA

 

¿Quiénes serían autorizados a producir, distribuir y comercializar los estupefacientes? ¿Se les concesionaría a los cárteles? ¿Tendríamos al Chapo Guzmán como empresario del año en México? ¿Qué pasaría con los millones de dólares acumulados? ¿Habría una exoneración fiscal? ¿Cómo se legitimarían?

Para ninguna de estas preguntas el poeta Sicilia tiene respuesta.

Su petición es simple: que los Estados Unidos legalicen las drogas. Que México (supongo), las legalice por igual. Que se deje de perseguir a los cárteles de narcotráfico. Qué se les permita operar: producir, traficar y vender sus productos. Que no se interfiera en sus acciones para que no se produzca "violencia".

Es decir, que los Estados se prosternen a los cárteles.

Porque si no es así, habrá violencia. Y eso es lo que el poeta Sicilia no quiere que suceda.

El poeta Javier Sicilia no tiene idea de la realidad del narcotráfico.

Actúa emocionalmente. Y sirve a un plan que lo utiliza y manipula: el plan de justificar la legalización de los estupefacientes.

 

LOS GRANDES INTERESES TRAS LA LEGALIZACIÓN DE LAS DROGAS

 

Ese plan responde a los intereses de las grandes corporaciones que desean apropiarse del mercado creado por las mafias narcotraficantes y que consume billones de dólares en sustancias psicotrópicas.

Y coincide también con intereses de gobiernos que ven en los billones del narcotráfico una fuente de gravámenes y recursos para las arcas públicas (y la ambición de los burócratas).

Pero su propuesta no tiene respuesta para los grandes problemas del narcotráfico, que no tiene que ver con la prohibición o legalización de las drogas, sino con la edad de enganche: la preadolescencia, y las violentas luchas entre mafias por controlar el negocio.

Podrían legalizar las drogas, pero ¿habría que permitir que sigan en escuelas, colegios, canchas, centros comunales, etc., enganchando a los todavía niños a dichos vicios? ¿Cómo se impediría?

Si se legalizaran las drogas ¿a quiénes se les daría autorización para producirlas, distribuirlas y comercializarlas? ¿Cómo se evitarían las guerras entre bandas por controlar los mercados cautivos de los narcoadictos?

¿Qué relación tiene la violencia entre bandas con la penalización de la producción, distribución y comercialización de drogas? ¡Ninguna!

¿La legalización reduciría o eliminaría esa violencia? Por el contrario, la acrecentaría, pues cada cártel buscaría llevarse la mejor tajada.

Y luego estaría la más que probable competencia de corporaciones multinacionales que incursionarían en el negocio con los cárteles que se sentían dueños de sus territorios y negocios.

El poeta Sicilia no trata nada de esto. Simplemente expresa una buena intención.

Y de buenas intenciones, sabemos, está empedrado el camino del infierno.

 

http://internacional.elpais.com/internacional/2012/09/11/actualidad/1347320780_410903.html