lunes, 17 de diciembre de 2012

RE: QUIEN MANDÓ MATAR A LAS MIRABAL FUE TRUJILLO, SEGÚN JOAQUÍN BALAGUER, ENVÍA AQUILES JULIÁN, DESDE REP. DOMINICANA

Publicado

Date: Mon, 17 Dec 2012 09:37:15 -0400
Subject: QUIEN MANDÓ MATAR A LAS MIRABAL FUE TRUJILLO, SEGÚN JOAQUÍN BALAGUER, ENVÍA AQUILES JULIÁN, DESDE REP. DOMINICANA
From: biblioteca.digital.aj2@gmail.com
To: reddelectores@gmail.com

Quién dio la orden de matar a las Mirabal fue Trujillo, según Joaquín Balaguer

 

Por Aquiles Julián

 

 

"Trujillo  utilizó la simulación hasta para engañar a sus propios hijos".

            Joaquín Balaguer

 

 

El crimen de las hermanas Patria, Minerva y María Teresa Mirabal y el chofer Rufino de la Cruz a manos de sicarios del Servicio de Inteligencia Militar, SIM, ocurrió el 25 de noviembre del 1960 mientras Joaquín Balaguer fungía de presidente títere de la tiranía.

Balaguer había asumido la indecorosa posición el 3 de agosto de 1960, en una jugarreta destinada a aparentar una liberalización del país, tras las sanciones impuestas por la OEA a nuestra república debido al atentado a la vida del presidente venezolano Rómulo Betancourt.

Frente al intento renovado de los nostálgicos de la tiranía por confundir y engañar a dominicanos ingenuos que desconocen la verdad histórica, queriendo atribuir la responsabilidad de ordenar el crimen a uno de sus ajusticiadores: el Lic. Luis Amiama Tió, calumnia que aparece formalmente registrada en el libelo "Trujillo, Mi Padre en Mis Memorias", que firma su hija Angelita Trujillo, es oportuno recurrir a un testimonio muy oportuno, el del presidente títere en ejercicio para cuando sucedió la tragedia.

Calumniar, mentir y desinformar son viejos recursos trujillistas en que todos los serviles a aquella satrapía pulieron sus dotes.

De hecho, Balaguer mismo se llevó montones de secretos a la tumba, porque era cómplice de muchas de las inconductas de aquel régimen. Pero hubo ocasiones en que quiso deslindar responsabilidades.

Como este crimen horrendo aconteció bajo su presidencia nominal, buscó aclarar con esa particular tesitura suya de dar a entender y señalar indicios, propia de quien elude incriminarse más de la cuenta.

 

EL LIBRO PENDIENTE DE BALAGUER

 

Balaguer mismo dejó un libro que todavía no ve la luz, aunque anticipó algunos capítulos en su obra "La Palabra Encadenada": es su libro sobre la tiranía trujillista.

Balaguer mandó que ese libro se publicara, si es que alguna vez ve la luz, veinte años después de su muerte, es decir, a partir del 2022.

Sin embargo, publicó algunos capítulos. Esas páginas son un verdadero retrato más que de Trujillo de la profunda distorsión moral del propio Balaguer, atrapado en la colaboración servil a un criminal frente al cual padecía tanto atracción como repulsión. Y esa doblez permea cada palabra, cada adjetivo.

Triste destino de quienes venden, como él, su alma al diablo literalmente.

El libro que previsiblemente se publicará será un monumento a la inmoralidad de una intelectualidad que arrojó valores, principios, cordura y decencia tras puestos, canonjías y migajas, y que no vacilaron en convertirse en calieses y sicarios.

Balaguer se emplea a fondo para mostrar que su abyección no fue exclusiva, que fue común a muchas otras figuras que luego quisieron venderse como decentes, impolutas, sanas.

Por ejemplo, un párrafo sirve para mostrar a su cofrade, el historiador Emilio Rodríguez Demorizi, en su papel de calié.

Hablando sobre la Carta Pastoral que la iglesia católica hizo leer en las iglesias el 25 de diciembre de 1959 y que encendió la irá de Trujillo y marcó el comienzo de su descalabro total, Balaguer, que era un maestro de las inferencias y las connotaciones, que empleaba con suma meticulosidad las palabras, escribe: "La primera noticia se la dio por teléfono (a Trujillo, AJ), Virgilio Álvarez Pina, quien a su vez la obtuvo de boca de Emilio Rodríguez Demorizi" (La Palabra Encadenada, Pág. 310).

Ese "la obtuvo de boca de Emilio Rodríguez Demorizi" señala a aquel como calié del régimen, algo  que todo funcionario de la Era lo era, pues era una precondición para tener una posición pública el ser calié. No hubo nadie en la administración pública que no lo fuera, incluyendo al propio Balaguer.

 

BALAGUER, DE PUÑO Y LETRA, SEÑALA A TRUJILLO COMO MANDANTE DEL CRIMEN

 

Personalidad tortuosa y amiga de la teatralidad y el disimulo, Trujillo gustaba de jugar con la inteligencia de los demás y mantenía una farsa continua.

Balaguer lo pinta en una frase concisa: "Fingía a toda hora y en todas las ocasiones".

Entonces, nos cuenta el asunto que nos interesa: la responsabilidad de Trujillo en aquel crimen inmundo.

Leamos a Balaguer:

"Sus simulaciones eran muchas veces cínicas. Cuando las hermanas Mirabal fueron asesinadas y se hizo pública la especie de que habían perecido en un accidente en la carretera Luperón, Trujillo llamó a su residencia de Fundación al mayor Cándido Torres, encargado en esos momentos de los Servicios de Seguridad. "¿Qué hay de nuevo?" , le preguntó con aire despreocupado. Cuando el interpelado empezaba a informarle sobre las últimas novedades del departamento a su cargo, Trujillo lo interrumpió  para decirle: "Y no sabe usted que las hermanas Mirabal han sufrido un accidente y que es posible que ese crimen se achaque al Servicio de Inteligencia, como ocurre cada vez que muere alguien señalado por el rumor público como enemigo del Gobierno? Váyase seguido y adopte las medidas que sean de lugar para que ese acontecimiento casual no se tome como pretexto para un escándalo". El Mayor Torres salió de allí confundido. La muerte de las hermanas Mirabal había sido largamente elaborada. La orden había llegado hasta el Servicio de Seguridad, pero los mismos sabuesos que se habían formado en esa escuela de crímenes habían retrocedido ante esa monstruosidad. Johnny Abbes García, cerebro diabólico que introdujo en el presidio de "La Cuarenta" los sistemas de tortura más odiosos, escurrió el bulto a semejante iniquidad y precipitó con ese fin el viaje que hizo a fines de 1960 a Chevoslovaquia y a otros países situados tras la Cortina de Hierro. El Secretario de Estado de las Fuerzas Armadas, general José Román Fernández, a través de quien fue transmitida la orden, tuvo que hacer uso de toda su autoridad para que se cumpliera el hecho horrendo. Una vez consumada la iniquidad, sin duda el más repugnante de los crímenes realizados durante la Era de Trujillo, el responsable del hecho se presentaba ante sus propios esbirros como un ser inocente que había sido abrumado por la noticia. Algunos días después, pasando frente al precipicio en que las tres hermanas fueron victimizadas, Trujillo hizo detener su automóvil para decir a su acompañante, el señor Virgilio Álvarez Pina: "Aquí fue donde murieron las hermanas Mirabal. Qué Dios las tenga en gloria" (La Palabra Encadenada, Págs.316-318).

La narración de Balaguer muestra claramente quién ordenó el crimen: el propio Trujillo, al que llama "el responsable del hecho". Si alguien sabía eso, era Balaguer, en cuya presidencia aconteció el crimen.

 

UN LAPSUS LINGUAE DE TRUJILLO

 

Sigmund Freud describió en su libro "Psicopatología de la vida cotidiana" el lapsus linguae, el error involuntario al hablar que ponía en evidencia una verdad que el individuo hablante intentaba reprimir y ocultar.

El lapsus linguae, el resbalón de lengua, declara inconscientemente aquello que el perpetrante persigue ocultar. Su habla lo traiciona.

Y Trujillo, en el relato de Balaguer, incurre en uno.

Cuando le dice al Mayor Cándido Torres, mismo que había cursado la orden para asesinar a las Mirabal que provenía de él, de Trujillo: "¿Y no sabe usted que las hermanas Mirabal han sufrido un accidente y que es posible que ese crimen se achaque al Servicio de Inteligencia, como ocurre cada vez que muere alguien señalado por el rumor público como enemigo del Gobierno?", Trujillo se denuncia a sí mismo al calificar de crimen lo que él mismo antes tildaba de accidente.

Su inconsciente lo traicionó.

Balaguer recogió y preservó la conversación para la posteridad.

Y puso en ella la evidencia de la culpabilidad del propio Trujillo en el crimen, pese a su teatralidad y a su simulación.

Quería que se supiera bien quién era el responsable, de forma que esa sangre no le salpicara, algo que él no podía impedir porque era una de las principales figuras del régimen que asesinó a las Mirabal y la sangre de esas mártires también a él lo embarra.

 

UN ESTADO ASESINO Y DE ASESINOS

 

La tiranía trujillista instaló un Estado asesino, integrado por asesinos y servidores de asesinos.

Nadie escapó a esas responsabilidades.

El mismo Balaguer, cómplice de Trujillo y presidente nominal por entonces del país, escribe que "La muerte de las hermanas Mirabal había sido largamente elaborada".

La trascendencia de aquel crimen inmundo que dio origen a que el 25 de noviembre se dedique a denunciar la violencia contra la mujer, tiene al clan Angelita empecinado en buscar maneras de desvincular a su padre del hecho. Vano intento.

El aparato del crimen quedó en muchos aspectos intacto en el país. Y siguió matando.

Y también el aparato de impunidad conexo.

Un falso héroe, de esos tantos que hemos fabricado por conveniencia política, Manuel Ramón Montes Arache, liberó a los asesinos convictos de las Mirabal y les facilitó escapar a su crimen.

También ese mismo individuo está detrás del asesinato de un héroe real de este país, Ángel Severo Cabral, al que mandó matar.

Es la restauración de esa época de crimen la que el Clan Angelita busca desesperadamente. Y para eso cuentan con gente desprevenida, crédula y fácil de confundir y engañar.

Y la complicidad de muchos malos dominicanos que se prestan a lo peor.

 

EL APARATO DE MENTIR Y CALUMNIAR

 

Si algo aprendieron los trujillistas de los nazis y los estalinistas, sus modelos, fue a manipular la opinión pública, a mentir y desinformar.

Y eso es lo que están haciendo a dos manos, empleando todos los medios a su alcance.

El mentir y desinformar es un viejo recurso.

Cuando los estalinistas en España asesinaron al líder anarquista catalán Andreu Nin y los indignados combatientes republicanos españoles escribían en las paredes: "¿Dónde está Nin?", los comunistas del PCE escribían abajo: "En Salamanca o en Berlín", tratando de indicar que estaba en el cuartel general de las fuerzas franquistas o en la capital de Hitler.

Al asesinato físico, que habían cometido, sumaron el asesinato moral.

Es la misma conducta de los trujillistas.

Asesinaron a Galíndez y luego lanzaron la especie de que a  Galíndez lo habían visto en distintas capitales tras la Cortina de Hierro.

Y ahora intentan inculpar al héroe Luis Amiama Tió para encubrir la responsabilidad criminal de Trujillo en aquel abuso imperdonable.

Y no pocos se dejan atrapar en las malignidades de estos tejedores de infundios y calumnias.

Se han envalentonado.

La impunidad en que se amparan y la complicidad de sectores de poder nacionales que los encubren y subsidian, les da ánimo.

Como escribía Orwell, quieren controlar el futuro vía controlar el pasado.

Tenemos que estar alerta y denunciar cada tropelía.

Cada desafuero.

Cada acción vil de esta pandilla infame.

Y no seremos dignos de nada y lo merecemos todo.