domingo, 27 de enero de 2008

cómo y porqué se creó el must

raul alayon

COORDINADOR
ONG--CIPFE

204 Contactos directos

Para: Dr Gabriel Motta
Fecha: 26/01/2008
Asunto: le voy a contar cómo y porqué se creó el must


TUVE UN GRAN MAESTRO HOY LAMENTABLEMENTE FALLECIDO QUE ME ENSEÑO LO QUE SOY HOY TRABAJAR CON GENTE EN SITUACION DE CALLE, Y SER OPERADOR EN DD.HH ES ALBERTO HEIN DEFENSOR DE LOS DERECHOS HUMANOS TENIAMOS LARGAS CHARLAS, GRANDES DISCUCIONES PERO LOS DOS QUERIAMOS LLEGAR AL MISMO LADO PERO POR DISTINTOS CAMINOS EL ERA MAS DIPLOMATICO TAL VEZ YO LO APRENDI DESPUES QUE FALLECIO YO ERA Y SOY MAS REVOLUCIONARIO MAS DE LAS BASES. POR ESO LE MANDO POR QUE SE CREO EL MOVIMIENTO URUGUAYO DE LOS SIN TECHO.
24/07/2003

Titulo: Los sin techo están en movimiento

El Movimiento Uruguayo de los Sin Techo (MUST), fue creado en octubre de 2002 por iniciativa de algunas personas sin vivienda que hacían uso de los refugios nocturnos. Empezó con la participación de 8 a 10 personas, y actualmente cuenta con 100 miembros. Dos notas muestran cuál es la realidad de este sector de la sociedad que está buscando soluciones a sus problemas.

Los "sin techo" están en movimiento

El Movimiento Uruguayo de los Sin Techo (MUST), creado en octubre de 2002, es un movimiento independiente que surge por iniciativa de algunas personas sin vivienda que hacían uso de los refugios nocturnos. Empezó con la participación de 8 a 10 personas, y actualmente cuenta con 100 miembros.

No hay cifras exactas sobre la cantidad de personas en situación de calle en el país, pero las estimaciones indican que serían más de 1.500 las personas que se encuentran en esta situación en el centro de Montevideo, una ciudad de poco más de un millón de habitantes y cuya zona centro no supera los 100.000 habitantes fijos. Las razones que llevan a las personas a esta situación no son sólo las situaciones de pobreza en un sentido puramente económico, pero también existen cuestiones sociales y culturales.

Dos notas aparecidas en los medios muestran cuál es la realidad de este sector de la sociedad que está buscando soluciones a sus problemas.

"A la gente de la calle la discriminan"
Fuente: Revista Factor S, junio 2003

"Montevideo es mi casa" Cinco historias de Uruguayos que quedaron en la calle.
Fuente: Radio El Espectador, 3 de julio 2003
--------------------------------------------------------------------------------

"A la gente de la calle la discriminan"

Por Alberto Hein

A Raúl Alayon lo conocemos desde junio, cuando ingresó al Plan Invierno 2002. Desde ese entonces hemos estado en contacto y le propusimos conversar sobre su vida: su pasado, su presente, y lo más importante, sus ideas sobre el futuro.

- ¿Cómo y por qué llegaste al Plan Invierno 2002?

- Bueno realmente en situación de calle estuve una noche. Me quedé sin trabajo, vivía en una pensión, no podía pagar y me tuve que ir. Pasé una noche en la calle...me enteré del plan y me fui para ahí.

Trabajaba en el Mercado Modelo toda la semana; al principio me pasaron a tres días, el salario no me daba y empezaron los problemas familiares. Soy divorciado y tengo una hija de siete años.

Al separarme me fui a vivir a una pensión y después me pasaron a trabajar una sola vez por semana; ahí ya no pude ni bancarme la pensión, quedé en la calle.
Quiero aclarar que ahora estoy divorciado, pero a mi hija la veo tres veces por semana y estoy luchando para llevarla a la casa de mi madre los fines de semana.

Mi madre está casada, está todo bien con ellos, pero no quiero joder en el matrimonio y menos ser una carga para mi vieja. Después de años tiene derecho y no quiero ir, me arreglo como puedo; al fin de todo tengo 37 años y fuerza para luchar. Ya hace dos años que me separé.

Mi hija se enteró, bien al final, de la situación de calle en la cual estuve. Mirá que nunca había pasado por esta situación.

Desde los 18 años que vivo solo, llegué a tener mi apartamento y auto; estuve en Europa, trabajando en España.

Todo se perdió, antes miraba a la gente de la calle como “sapo de otro pazo”, y no es tan así, al contrario.

- Cuándo entraste al Plan Invierno, ¿qué impresión te llevaste?

La primera impresión fue cruda. Porque los colchones estaban en el piso, aún no habían llegado las camas, parecía un campo de prisioneros. No podía entender que en mí país estuviera viviendo esa realidad.

Siempre partí de la base que había gente en situación de calle, menos o más, pero gente así, verla, nunca lo pensé. Gente destruida, en la ruina, quebrados moralmente y psicológicamente. Algunos con desprecio por su vida; ya han perdido el norte de su vida. La vida es hoy y mañana tal vez.

No todos son iguales. Vos te fuiste a otro refugio de emergencia después de unos días.

Estuve tres noches en Casa de Acogida, después me fui al Mercado a trabajar dos días y cuando volví me mandaron al refugio Tiraparé.

Y acá conocí mucha gente que sí tiene la cabeza bien puesta. Estaba más acompañado y con gente que estaba buscando una segunda oportunidad. Todos nos podemos equivocar, pero soy de la idea que hay que dar otra oportunidad.

Mirá que en este refugio hice amigos, me sigo viendo con ellos. Hay algunos en refugio, otros están con trabajo y a algunos los he perdido de vista. Ha quedado una buena amistad, el compañerismo de la calle, de andar todo el día juntos, pasar alegrías y tristezas, tardes de frío y lluvia.

Nosotros siempre andábamos bien vestidos y los días de lluvia arrancábamos para la terminal de Tres Cruces. Allí nos empezó a ver seguido el personal de seguridad y nos pedía el pasaje, tras lo cual nos invitaban a retirarnos. Ahí te sentís impotente, ya que ves que a la gente de la calle la discriminan. Te quiero aclarar que los guardias tiene sus órdenes, pero discrimina también el almacenero, porque si te ve mal arreglado te mira con recelo, o el que va caminando y se corre. Y hoy en día el que tiene techo es entre comillas, está todo muy difícil.

Los otros días vi a una madre con dos niños, de madrugada, durmiendo en la Biblioteca Nacional. Un hombre tal vez lo pueda sobrellevar, pero una mujer con dos niños es una realidad muy cruda.

Dada la crisis que se está viviendo ahora, creo que esto se va a agrandar.

Cifras del gobierno dicen que hay 280.000 desocupados...imaginate si el 10% queda en situación de calle. La mayoría arranca para el centro, ya que hay más posibilidades, los famosos rebusques. Hacete la idea de que sólo el 5%, 14.000 personas vayan al centro, más lo que ya están.

Perdés el trabajo, no podés pagar el alquiler, la luz, el agua y entrás a perder todo.

- Cuando terminó el Plan Invierno, ¿qué pasó contigo?

Me fui para un refugio, el “Cesar Vallejo”, que es de inmigrantes peruanos.

CIPFE dio una mano a cierta gente en situación de calle que iba a trabajar en obras de restauración de refugios. A mí se me fueron dando otras oportunidades, empecé a trabajar los fines de semana en un puesto de frutas y verduras, y de aquí saco para pagar una pensión. Me revuelvo de esta manera.
Pero no me he quedado con esto.

Estoy trabajando en conjunto con otras personas en situación de calle, pienso que tenemos que dignificar a las personas y desmitificar la situación de calle. No es solo el tipo que es histórico en esta situación, también hay estudiantes, carpinteros, panaderos, dibujantes y poetas. Todos han perdido su trabajo, se están quebrando. Casi ninguno puede conseguir un trabajo para poder levantar cabeza. El país no da esa oportunidad hoy en día.

Creamos un movimiento, el M.U.S.T. (Movimiento Uruguayo de los Sin Techo), para hacernos sentir un poco, que nosotros también existimos, que la sociedad no se olvide, cualquiera puede llegar a esta situación. Empezamos reuniéndonos 8 o 10 personas y hoy en día nos reunimos en la Plaza de los Treinta y Tres, que es un bastión de los sin techo.

El objetivo primordial es conseguir un techo, pero ahora estamos abocados a tener una olla comunitaria. La gente que duerme en el centro no tiene un plato de comida en la noche, hay pero lejos del centro. Al mediodía hay rebusques en parroquias, lugares que dan comida, algunos tenemos carné de INDA.

Los sábados los estudiantes de la IEC ( Arenal Grande y E. V. Haedo) hacen una olla; aquí es que el M.U.S.T. quiere hacer algo semejante los siete días de la semana.

Ya nos estamos movilizando para lograr esto y nos entrevistamos con Carlos Varela, el Presidente de la Junta Departamental. Le planteamos la inquietud y ellos se comprometieron a apoyarnos. Necesitamos un local para el acopio de alimentos y todo tipo de cosas para iniciar la olla comunitaria.

También tenemos intenciones de movernos a nivel del Poder Legislativo. Queremos plantear el tema en todos los niveles.

El M.U.S.T. ya tiene una cierta presencia. El domingo 17 de noviembre estuvieron en una mesa del Foro Social Uruguay.

El M.U.S.T. es una organización social política, no partidaria. La situación de calle y la miseria no tienen color partidario. Nosotros no queremos ser captados por ningún tipo de organización partidaria.

Una reunión del M.U.S.T. está llevando, en el momento, 20 personas permanentes. Día tras día se suma gente nueva. Juntamos más de 500 firmas de gente que está en situación de calle. Éstas nos sirven como aval del M.U.S.T.
Entre estas personas que nos apoyan hay de todo, yo me puedo considerar con suerte. Algunos viven en refugios permanentes, pero la mayoría está literalmente en la calle.

Las edades van de los 25 a los 70 años. Muchos niños están presentes, ya que sus padres concurren a las reuniones...generalmente son las madres solas con sus hijos.

- ¿Cuáles serán los futuros pasos del M.U.S.T.?

Tenemos muchas cosas que estamos hablando; por ejemplo, el tema del almuerzo de desocupados del INDA nos tiene mal a muchos. No podemos entender como se nos da una tarjeta de almuerzo por tres meses, renovable por otros tres y luego nunca más te la den. Dudo mucho que en seis meses la gente pueda conseguir trabajo en este país.

Casi todos tenemos carné de asistencia gratuito, pero el Ministerio de Salud Pública es indiferente a las personas en situación de calle.

Me tocó vivir, en cierto día, una situación con un compañero que fue terrible. El compañero se desequilibró, lo llevamos al Hospital Maciel y allí lo esposaron y lo tiraron al piso. Ahí estuvo toda la noche. Nos decían que no había lugar en el Hospital Vilardebó.

Raúl, muchas gracias por este rato y quiero que cuentes con Factor S para lo que desees comunicar ahora y mañana.

Quiero dejar un mensaje bien claro y es que el M.U.S.T .se reúne los miércoles a las 15:00 hs., en la Plaza de los Bomberos. Y si quieren contactarse conmigo lo pueden hacer al 402-33-65 por las tardes, de lunes a viernes.
Muchas gracias y nos seguimos viendo.
--------------------------------------------------------------------------------