miércoles, 30 de enero de 2008

TRABAJO INFANTIL

Fecha de envío: 31/01/2008
netMails enviados: 220
Reenvíos del netMail:
0
Valoración media: *****

raul alayon

COORDINADOR
ONG--CIPFE

233 Contactos directos

TRABAJO INFANTIL.
-----------------------
La pobreza presiona a las familias- Si las madres pudieran elegir, no pondrían a trabajar a sus hijos; más bien preferirían que estuvieran en la escuela. Pero siempre es la pobreza quien lo impide. Los padres son a menudo alcohólicos o sus sueldos son muy bajos. Aún cuando toda la
familia trabaja, el total de su ingreso puede ser menor al de un dólar diario. El trabajo infantil es contraproducente: si un niño no puede estudiar, el ciclo de la pobreza será constante y nunca saldrá de las
barriadas.

Sin tiempo para soñar- Cuando la familia es muy pobre, no existe tiempo para un desarrollo creativo y lúdico de los menores. No hay tiempo para que los niños lo inviertan en algo que no sea el mantenimiento de la familia: si tienes 3 años te ocuparás de tu hermano menor. Si tienes 4 años saldrás a trabajar. Existe toda una lógica perversa del negocio que atrapa al menor, cuando realmente el niño sólo debería tener como trabajo los deberes de la escuela. En definitiva, los niños trabajan para gente que gana dinero a su costa.

¿Por qué no deben trabajar los niños?- Es sabido ya que los niños han trabajado por cientos de años; pero con una gran diferencia: lo hacían para ellos mismos, para mejorar sus habilidades, dentro de la seguridad de sus familias y de su comunidad, que les necesitaba. La comunidad
trabajaba unida para lograr la autogestión: con sus propios gremios y asociaciones como sistemas de protección. Pero ahora existe un mayor grado de trabajo infantil precisamente donde el nivel de contratación de adultos es muy bajo. Los padres podrían tener empleo si sus hijos no
trabajaran; pero los niños son más económicos para quiénes contratan: es pagan menos y no les ofrecen protección social. La precarización laboral prefiere a los menores.

Sin escolarización- En la India y en muchos otros países del mundo en desarrollo no existen suficientes escuelas para niños pobres. Pero igualmente, si alguna familia de bajos recursos consigue ahorrar lo suficiente como para pagar la cuota de la escuela, sucede que generalmente los niños la abandonan al poco tiempo porque los mismos profesores no están capacitados para afrontar los obstáculos que estos niños conllevan. Así pues, casi la mitad de los niños de la India están fuera del sistema educativo. En la independencia de este país (1947) se dijo que el proceso de escolarización primaria culminaría hacia 1960.

Pero aún casi la mitad de los niños se encuentran al margen de ella; y al menos 2 de cada 3 niñas indias no asisten a la escuela. Continúa su marginación.

Red de protección y alternativas- Sería muy problemático si de pronto todo el trabajo infantil fuese eliminado y prohibido sin alternativa, aunque es evidente que una transición programada podría servir de red de protección. En la era de la globalización, es importante disponer de programas para combatir la pobreza: la gente en los países ricos puede ayudar apoyando a pequeños grupos de base que forjen su autoestima. Por otro lado, las campañas de consumo deberían también insistir en que los gobiernos agreguen un rótulo exponiendo claramente que el producto a la venta no ha sido confeccionado por medio de trabajo infantil: la etiqueta de garantía social tiene que aparecer en nuestros establecimientos de ropa o de calzado deportivo junto a la marca verde, por poner un ejemplo.

El 21 de junio de 2003, se celebró el segundo Día Mundial Contra el Trabajo Infantil y la OIT centró su atención en el tráfico de niños - pues ocurre en todas partes y bajo múltiples formas- para poner fin a tal práctica, ya que aproximadamente un millón de nuevos niños y niñas cada año, alrededor del mundo, son nuevas víctimas de la explotación sexual comercial.

Esta guía ha sido realizada por Carles Vidal, periodista especializado en desarrollo e infancia y es una traducción adaptada del artículo original en inglés de Geeta Dharmarajan, que acompaña la guía de trabajo infantil de la edición internacional de OneWorld y que relata el fenómeno del trabajo infantil en la India.