viernes, 18 de enero de 2008

Mensaje Publicado: extranjeros para siempre

Fecha de envío: 18/01/2008
netMails enviados: 158Justificar a ambos lados
Reenvíos del netMail: 0
Valoración media: *****

raul alayon

COORDINADOR
ONG--CIPFE

165 Contactos directos

--- PARA RAUL ALAYON MOVIMIENTO URUGUAYO DE LOS SIN TECHO ---

--- GRITO DE LOS EXCLUIDOS DE LATINOAMERICA SE ACEPTAN SUGERENCIAS ---
------------------ Extranjeros para siempre---------------------------------------

España supera la media europea en integración, pero suspende en conceder la nacionalidad a los inmigrantes - Ya están empadronados

¿Cómo viven los inmigrantes en Europa? Depende de la política en la que se ponga el foco y de cada país. También de las manos que tratan de homogeneizar los datos sociales de una veintena larga de naciones. Con estas cautelas estadísticas, España se coloca en el número 10 de la lista. El punto fuerte es el acceso y las condiciones del mercado laboral para los extranjeros; el débil, el acceso a la nacionalidad y la garantía de igualdad de oportunidades en la vida económica, social y pública. A esto último, el Índice de Políticas de Integración de Inmigrantes, elaborado por la Comunidad Europea y el British Council y presentado ayer, lo llama medidas antidiscriminación.

A las propias de una estadística, cabe añadir también las precauciones necesarias al comparar países con distinta tradición inmigratoria, bien distinta en Francia y Alemania que en España, por ejemplo. En este estudio se han fijado seis criterios y sobre ellos se ha puntuado a los distintos países en función de las políticas que diseñan, no de su cumplimiento. Los criterios son: acceso al mercado laboral, reagrupación familiar, residencia de larga duración, participación política, acceso a la nacionalidad y la ya mencionada antidiscriminación. Suecia es quien mejores resultados obtiene, seguida de Portugal. El décimo lugar lo alcanza España con 61 puntos sobre 100.

España se queda por encima de la UE 25, que está en 53. A ese nivel se sitúan Alemania e Irlanda, por ejemplo. Y algo por encima de la media está Francia (55). El informe ha incluido tres países que no pertenecen a la UE, Canadá, Noruega y Suiza. Los dos primeros logran más de 53 puntos. A pesar de su puesto en la lista, España aún tiene mucho que mejorar, según Jan Niessen, uno de los autores del informe. “Es muy difícil conseguir la integración de las personas cuando no se les facilita el acceso a la nacionalidad o no se les permite participar en las elecciones. España tiene que corregir eso”, asegura.

Raúl Jiménez, de la asociación de ecuatorianos Rumiñahui, está de acuerdo: “Llevamos reivindicando mucho tiempo poder votar y ser elegidos. Ya va siendo hora de que la inmigración tenga esa posibilidad. Participamos de todas las maneras en el Estado del bienestar, estamos en España para lo bueno y para lo malo, pero no tenemos derecho al voto”. En España hay 427.099 ecuatorianos, la tercera comunidad más grande. Jiménez asegura que sufren discriminación. “Hay trabas en la Administración pública, en la sanidad, en el acceso a los puestos públicos. También en la educación, no se tiene en cuenta la concentración de inmigrantes en la escuela pública”, dice.

El número de extranjeros empadronados en España ya supera los 4,5 millones, llegados principalmente de Marruecos, Rumania, Ecuador, Reino Unido y Colombia. Por comunidades, el orden tampoco ha variado desde los anteriores datos publicados: Cataluña sigue siendo la región con más extranjeros, seguida de Madrid, Comunidad Valenciana, Andalucía y Canarias.

Al igual que la ecuatoriana, la comunidad rumana, con 527.019 ciudadanos, también percibe discriminación. Pero también autodiscriminación. “Muchos rumanos todavía no conocen los derechos que tienen desde el 1 de enero de 2007, cuando empezaron a formar parte de la UE. Tampoco el Gobierno español o el rumano han hecho nada porque estos derechos se conozcan”, dice Gelu Vlasin, portavoz de la Federación de Asociaciones Rumanas (Fedrom).

Vlasin asegura que aún no ha dado tiempo a que se formen guetos, pero que no se puede descartar esa posibilidad “si la crisis económica se ceba con España”. “Integración no significa asimilación y hay sobre todo medidas de asimilación, es decir, adoptar la cultura española. Se hacen actividades sólo para inmigrantes cuando deberían hacerse proyectos conjuntos”, dice. Otro de los retos que señalan los inmigrantes: conseguir un puesto de trabajo cualificado. “Convalidar un título suele ser una odisea”, dice Jiménez. El colectivo de inmigrantes está elevando la población española. Pero, ¿cuánto tiempo se es inmigrante?