sábado, 21 de mayo de 2011

RE: Gracias, Doctor, por la publicación Re: Autodemolición social, neo-humalismo y anestesias

Publicado

From: monteroluisalberto@hotmail.com
To: aplauruguay@hotmail.com
Subject: Gracias, Doctor, por la publicación Re: Autodemolición social, neo-humalismo y anestesias
Date: Fri, 20 May 2011 21:47:33 -0300

 

Destaque Internacional - Año XIII - No. 325 - Madrid - San José de Costa Rica - Santiago, 02 de mayo de 2011

 

Elecciones peruanas: neo-Humalismo y autodemolición del país

 

En los laboratorios psicosociales de las izquierdas podría estar gestándose un neo-Humalismo gradual en la estrategia, pero radical en las metas, que pasaría a actuar con medios más sofisticados e indoloros para descoyuntar psicológica y moralmente a la sociedad peruana, anarquizándola gradualmente con anestesias, sin sobresaltos y sin choques, promoviendo una especie de eutanasia social

 

1. Visto desde el exterior, el panorama político del Perú, a un mes de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, marcadas para el próximo domingo 5 de junio, se presenta caótico, surrealista y con síntomas de un proceso que puede desembocar en la propia autodemolición del país.

 

2. Según las pesquisas electorales, en términos redondos un 40% estaría dispuesto a votar al candidato de izquierda, Sr. Ollanta Humala; otro 40%, a la candidata populista, Sra. Keiko Fujimori; un 10% estaría indeciso; y el 10% restante consideraría la posibilidad de anular su voto o abstenerse.

 

3. Delante de ese cuadro, existen serias posibilidades de que el Sr. Humala se transforme en el próximo presidente del Perú, con todas las consecuencias desastrosas que ello podría traer no solamente para ese importante país andino sino inclusive para el panorama sudamericano.

 

En efecto, el Perú estaba sirviendo de saludable contrapeso a los vecinos gobiernos izquierdistas del Ecuador y de Bolivia, y sobre todo al mentor de éstos, el gobierno radical de Chávez, de Venezuela. Ahora, de un momento para otro, esa tortilla política sudamericana podría darse vuelta y el Perú podría pasar a la órbita chavista o, por lo menos, dejar de servir de contrapeso.

 

4. La ascensión de Humala en las encuestas electorales, poco antes de la primera vuelta electoral, fue súbita e inesperada. En la ocasión, Destaque Internacional planteó en un editorial la interrogación de por qué bastó que Humala se pusiera algunas prendas de la abuelita de Caperucita sobre su piel de lobo, para que un porcentaje no despreciable de los peruanos se dejara llevar por las apariencias y estuviera dispuesto a dormitar en su engañoso regazo (Elecciones peruanas: Ollanta Humala, "gradualidad" y "temperamento público", Destaque Internacional, 02-04-2011).

 

La pregunta permanece preocupantemente vigente si se consideran los datos de las últimas pesquisas electorales, resumidos arriba.

 

5.  Al menos para los analistas que ven la realidad peruana desde el exterior, como es nuestro caso, resulta difícil levantar la hipótesis de que no existiría simulación en el cambio súbito de Humala, y que sí se trataría de una real "conversión" del candidato de izquierda hacia posiciones antagónicas a las que defendió hasta ayer. En el caso concreto del Sr. Humala, su radicalidad prosocialista y procomunista quedó ampliamente demostrada por ocasión de las elecciones nacionales de 2006. Entonces, para creer en su hipotética "conversión" de hoy, y tener la certeza de que no estaría engañando mediante una estrategia político-teatral, se tendría que oír de parte del candidato de izquierda una explicación convincente de esa alegada "conversión" interna, incluyendo las razones por las cuales él habría pasado a rechazar sus equivocadas ideas del pasado con relación al socialismo, al comunismo, al chavismo, etc.

 

Que nos conste, no ha habido esa indispensable explicación del Sr. Humala retractándose de sus errores del pasado. ¿Cómo ver entonces siquiera una leve analogía con la real conversión de San Pablo, cayendo del caballo en el camino a Damasco; o con la del bárbaro rey Clodoveo, de Francia, quien, siguiendo el consejo que le dio el obispo San Remigio en el momento del bautismo, pasó a "quemar lo que adoró y a adorar lo que quemó"?

 

6.  La realidad por detrás del candidato Humala puede inclusive ser más compleja que la simple alternativa comunismo camuflado - "conversión" que se ha presentado arriba. En efecto, en los últimos años, especialmente a partir del Foro Social de Porto Alegre, neoteóricos de las neoizquierdas han desarrollado fórmulas de revolución que operan más en las mentalidades y menos en las estructuras políticas y económicas; que, para avanzar, sugieren el uso de las anestesias sociales y no de las revoluciones violentas de otrora; que no avanzan creando conflictos y debates sino promoviendo una "diversidad" y una "convergencia" lúdica entre el bien y el mal, la verdad y el error, para trasbordar a sectores centristas de la sociedad. Destaque Internacional ha publicado varios editoriales sobre las formas de neorevolución, y a ellos se remite al lector interesado.

 

En los laboratorios psicosociales de las izquierdas se podría estar preparando un neo-Humala gradual en la estrategia, pero radical en las metas, que pasaría a actuar con medios más sofisticados e indoloros para descoyuntar psicológica y moralmente a la sociedad peruana, anarquizándola gradualmente con anestesias, sin sobresaltos y sin choques, promoviendo una especie de eutanasia social con la menor dosis posible de sufrimientos. El neo-Humalismo ha surgido como un fenómeno relativamente reciente, poco antes del primer turno electoral, y se presenta aquí más como una hipótesis, que el tiempo se encargará de confirmar o de infirmar. 

 

7. Por su parte, el pedido público de "perdón" hecho por la candidata populista, Sra. Keiko Fujimori, por aquello que ella misma calificó de "errores" y "delitos" cometidos durante la presidencia de su padre, Alberto Fujimori, hizo que la candidata mejorase su posición en las pesquisas electorales. Pero la Sra. Fujimori continúa siendo objeto de desconfianzas de sectores importantes de la población, que se ven en cierto sentido colocados entre una horca y una guillotina. Lo cual aumenta el grado de dramaticidad de esta segunda vuelta electoral.

 

8. El Perú está delante de una encrucijada histórica. Fueron los propios peruanos quienes caminaron y llevaron al país hasta esa encrucijada, que puede desembocar, como se dijo al comienzo, en la autodemolición del país. Son entonces los peruanos quienes ahora tendrán que encontrar los atajos para salir de la referida encrucijada. Lo que se puede afirmar aquí es que ni en las personas, ni en los pueblos, existen procesos deterministas e irreversibles, por más difíciles que se presenten las situaciones. Entonces, con la ayuda de la Providencia, el Perú podrá abrirse camino, evitar su propia autodestrucción y contribuir de una manera relevante para la estabilidad de las Américas.

 

Editoriales relacionados, sobre las elecciones presidenciales peruanas:

 

* Elecciones peruanas: Ollanta Humala, "gradualidad" y "temperamento público"

* Enigma Peruano, flautistas de Hamelin y sentido común

* México / Perú: López Obrador, Humala y "máscaras griegas"

 

Destaque Internacional - Año XIII - No. 322 - Madrid - San José de Costa Rica - Santiago, sábado 02 de abril de 2011 (edición interactiva, sujeta a revisión, de acuerdo con sugerencias que lleguen de los lectores, especialmente, del Perú).

 

Elecciones peruanas: Ollanta Humala, "gradualidad" y "temperamento público"

 

¿Por qué ha bastado que Humala se ponga algunas prendas de la abuelita de Caperucita sobre su piel de lobo feroz para que un porcentaje no despreciable de los peruanos, a juzgar por las recientes encuestas, se dejen llevar por las apariencias y estén dispuestos a dormitar en su engañoso regazo?

 

1. El próximo domingo 10 de abril se realizarán en el Perú elecciones generales para elegir al próximo presidente de la República, a sus vicepresidentes y a los nuevos miembros del Congreso. La segunda vuelta presidencial, en el caso de que ningún candidato alcance la mayoría absoluta de los votos, está marcada para el 5 de junio.

            2. Al menos visto a la distancia, desde el exterior, el panorama electoral peruano no presentaba riesgos evidentes de desestabilización, como sí había ocurrido en las elecciones presidenciales de 2006, en las que el entonces candidato castrochavista Ollanta Humala tuvo posibilidades de ganar y de arrastrar al Perú al abismo.

            3. Ahora, de repente, en la recta final que culminará con el pleito electoral del 10 de abril, las encuestas de Datum y del Instituto de Opinión Pública de la Universidad Católica colocan en la delantera al candidato Ollanta Humala, con algo más del 20 %, seguido de cerca por los candidatos centristas Pedro Paulo Kuczynski, economista; Alejandro Toledo, ex presidente; y Keiko Fujimori, congresista.

            4. Una explicación para la repentina subida de Humala sería la de que moderó su lenguaje radical, tomó distancia de su amigo, el presidente-dictador Chávez (por lo menos, de la boca para afuera), y prometió una transformación "gradual" de la sociedad.

            5. Un problema es que la "gradualidad" revolucionaria, por su poder anestesiante,  tranquilizante y emoliente de las mentalidades, tal como históricamente lo ha sido en otros países iberoamericanos, puede ser en el Perú  potencialmente más autodestructora de la sociedad que la "radicalidad" revolucionaria, la cual, por andar demasiado rápido, suele despertar el miedo de moderados y sacudir a los centristas.

            6. Otro problema es el hecho de por qué ha bastado que Humala se ponga algunas prendas de la abuelita de Caperucita sobre su piel de veterano lobo feroz para que un porcentaje no despreciable de los peruanos, a juzgar por las recientes encuestas, se dejen llevar por las apariencias y estén dispuestos a dormitar en el engañoso regazo de esta seudo abuelita de Caperucita.

            7. Sin duda, con el debido respeto hacia el inteligente pueblo peruano, así como a otros pueblos del continente que han atravesado o atraviesan por situaciones políticas similares, una opinión pública enteramente saludable difícilmente se ensimismaría delante de maquillajes de última hora. En esos sectores más frágiles de la ciudadanía, más que de opinión pública se podría hablar talvez de "temperamento público", en el cual los movimientos temperamentales y sensitivos anularían, al menos parcialmente, los sanos movimientos de la inteligencia, de la voluntad y hasta del propio instinto de conservación.

            8. El Premio Nobel de Literatura 2010, el peruano Mario Vargas Llosa, despertó el malestar de muchos políticos de su país cuando hace pocos días calificó el ambiente electoral peruano como un "torneo de payasadas" y añadió que "la pena para mí de esta campaña es que no ha habido lucha ideológica, ha habido un torneo de payasadas, pero lucha ideológica muy poco".

Se piense lo que se piense de sus declaraciones, en todo caso ellas ponen el dedo en una llaga respecto de la cual deberían manifestarse no solamente los actuales dirigentes políticos peruanos, sino también dirigentes de todos los sectores de la sociedad.

Pero sería importante analizar, paralelamente, la otra cara de la medalla, la de los dirigidos políticos, que en el Perú y en otros países han ido perdiendo paulatinamente la capacidad de raciocinio y la sensibilidad moral tan necesarias para discernir la cizaña del trigo. También sobre este punto tendrían que manifestarse y debatir los dirigentes de todos los sectores de la sociedad, especialmente, los eclesiásticos, que no deberían hacer silencio sobre ese fenómeno de la pérdida de la capacidad de juzgar el bien y el mal, porque la responsabilidad que les cabe a ese respecto no es pequeña.

            9. En la recta final de la campaña electoral, es de desear entonces que los líderes naturales de esa gran nación peruana actúen en el plano de los principios, de las ideas y del sentido común para anular los mecanismos deformadores de opinión y seductores de las conciencias,  y tratar de restaurar, en la medida de lo posible, la sana y auténtica opinión pública. En el Perú, esos dirigentes y esos dirigidos, desenmascarando a Ollanta Humala, cobrando al mismo tiempo la necesaria seriedad moral e ideológica a los demás candidatos, darán un ejemplo admirable para las Américas. También contribuirán para la estabilidad continental, porque no cuesta imaginar cómo la victoria de Ollanta Humala podría contribuir para agravar los conflictos regionales y dar aliento al alicaído chavismo.

 

Editoriales relacionados, sobre las anteriores elecciones presidenciales peruanas:

Enigma Peruano, flautistas de Hamelin y sentido común

www.cubdest.org/0606/c0604pe.html

 

México / Perú: López Obrador, Humala y 'máscaras griegas'"

www.cubdest.org/0606/c0605obrad.html

 

Perú ante el neoimperialismo "chavista"

www.cubdest.org/0606/c0605pe.html

 

 
----- Original Message -----
Sent: Friday, May 20, 2011 9:40 AM
Subject: RE: Autodemolición social, neo-humalismo y anestesias

Por favor, envíenos el texto

Aviso publicado en facebook:

http://www.facebook.com/note.php?saved&&note_id=10150308613802892


Muchas Gracias

Por APLA EN URUGUAY
Dr Gabriel Motta.
Médico.



> From: alvaradoroberto1980@yahoo.es
> To: AutodemolicionDelPeru@yahoo.es
> Subject: Autodemolición social, neo-humalismo y anestesias
> Date: Fri, 20 May 2011 05:42:30 -0300
>
> Buenas tardes.
> Acabo de recibir el editorial "Elecciones peruanas: neo-Humalismo y autodemolición del país", de la agencia española Destaque Internacional.
> Ellos comentan que la realidad por detrás del candidato Humala puede ser más compleja que la simple hipótesis del comunista camuflado. En efecto, en los últimos años, especialmente a partir del Foro Social de Porto Alegre, neoteóricos de las neoizquierdas han desarrollado fórmulas de revolución que operan más en las mentalidades y menos en las estructuras políticas y económicas; que, para avanzar, recomiendan el uso de las anestesias sociales y no de las revoluciones violentas de otrora; que no avanzan creando conflictos y debates sino promoviendo una "diversidad" y una "convergencia" lúdica entre el bien y el mal, la verdad y el error, para transbordar a sectores centristas de la sociedad.
>
> Ellos levantan la hipótesis, entonces, de que en los laboratorios psicosociales de las izquierdas peruanas podría estar gestándose un neo-Humalismo gradual en la estrategia, pero radical en las metas, que pasaría a actuar con medios más sofisticados e indoloros con el objetivo de descoyuntar psicológica y moralmente a la sociedad peruana, anestesiándola gradualmente para poder anarquizarla, sin sobresaltos y sin choques, promoviendo una especie de eutanasia social.
> En el caso de que le interese solicitar el texto completo, simplemente presione Responder y envíe su pedido. También puede escribir a caballeroalvarado2011@gmail.com requiriendo el texto completo, enviando su valiosa opinión, solicitando que no le envíe más e-mails, o que continúe enviándole e-mails.
>
> Saludos cordiales. Aguardo sus noticias. Roberto Caballero, profesor de sociología, Lima.
>
>