viernes, 18 de septiembre de 2009

Benedetti cayó...

Benedeti el agnóstico, un modelo más de la "izquierda progresiva" retrógrada en el sentido más literal de los términos, buscando en el pasado lo que no son capaces de enfrentar en el presente, y por ende atrapados en un limbo de errores y horrores, que tratan de reinvindicar a como dé lugar. Ya sea en anécdotas, cuentos, e historias malhabidas que tratan de tergiversar, cueste lo que cueste y a como dé lugar, para, en fin, conseguir el fin de sus propósitos, dado que "el fin les justifica su peremne malhabido accionar".


Cualquiera con un poquito de ingenio, un teclado y tiempo libre es capaz de escribir mejor, mucho mejor que el Benedetti, que debería llamarse más bien Figuretti, como cualquier otro mediocre puerco espín resentido y postergado, pobre víctima de la crónica agonía en la que estamos siempre ninguneados. Viéndolo de este modo, podríamos admitir que Benedetti -digo Figuretti- pudo haber sido una víctima, un número más dentro de la melancólica y ninguneada idiosincracia orientala, remembrando aquel genial artículo escrito hace más de cien años: • "... los uruguayos son enclenques, enfermizos, de constitución misérrima, que no pueden asistir a ningún trabajo ímprobo. Esto... disculpa a los orientales de que sean gloria de la pereza, del charlatanismo y de la megalomanía. Cuando no se puede hacer gran cosa, qué más se puede hacer que chismear, dormir y echarse en brazos de la imaginación. Los uruguayos que no pueden por falta de salud ser labradores ni comerciantes, ni industriales, son cigarreros, guardatrenes, aurigas, tipógrafos, presidentes, políticos, rematadores, militares y empleados públicos".

Finalmente, al final, en su fin, la posición de Benedetti "frente a lo absoluto", es decir, hablando de sus "inclinaciones religiosas" fue un reverendo agnóstico, declarando incluso en una de sus últimas entrevistas, cuando le preguntaron: "qué haría si reencarnara" a lo que él mismo contestó que "no sabía".



Entonces, de ateo, materialista dialéctico, materialista histórico no tenía un corno... Pero tampoco podemos decir que no tuvo razón, y podemos recordarlo, si se quiere, como se recuerda uno de un "simpático personaje" cuando respondió a la pregunta de dónde le gustaría estar si viniera el FIN DEL MUNDO, y él respondió "en el Uruguay, porque acá las cosas pasan 20 años después...".

Lástima que no se acordó de ello cuando se metió de terrorista...



Y hoy, veinte años despúes, TODAVÍA ESTAMOS PAGANDO EL PRECIO DE SU SILENCIO... calló de Tiananmen, calló de Cuba y sus 50 años de testarudéz mediática, calló de los más de 250 mil presos de conciencia Y FUSILAMIENTOS HOY, en la Isla de la Fantasía, calló de la amistad de Chávez con el Rey de España, asesino de su propio hermano Alfonso de Borbón, de Sadam, de Irán, del atentado de la AMIA, en fin, calló de tantas cosas, que al final él también fue un reverendo mentiroso, uno más que calla por no caer en la tentación, -y a su propia mediática y ambigua conveniencia- "mas, líbranos del mal, AMÉN..."

-
Tianamen


Fuente: Comentario en
No estamos de acuerdo

-
Alfonso y Juan Carlos Borbon.JPG


A.P.L.A. en Uruguay

Dr Gabriel Motta Bermúdez,
Médico Emergencista,
Técnico en EEG y Medicina Nuclear,
Analista Transaccional, en curso, SUANT.
Asocs. UNAPS, APPS.
☻apla en uruguay☺
aplauruguay@hotmail.com
drgabrielmotta@hotmail.com
Tel. 5982 4809636
Montevideo - Uruguay




Nuevo Internet Explorer 8 ¡Es Gratis y optimizado para MSN!