jueves, 27 de marzo de 2008

LA INVOLUCIÓN DE LA EVOLUCIÓN

Sorprendido por los anuncios por parte de la legisladora Margarita Percovich, sobre el impulso de un proyecto de ley, la cual luego de aprobada, permitiría a las parejas de gay, la adopción de menores como en la actualidad rige para las parejas heterosexuales. Y sin dejar de lado el derecho que tienen hombres y mujeres de elegir como forma de vida, una u otra opción sexual, creo que ésta no se debe confundir, con la posibilidad de influir psicológicamente a que otra persona, en este caso menores, se vean expuestos a una indefinición con respecto a lo que es un sexo de otro.

El hombre es parte del reino animal, y se encuentra en un grupo superior, estando al tope de la cadena evolutiva, con la posibilidad de razonar, saber y tomar dediciones, y de tener un análisis elevado. Por lo cual, no puede dejar de ver que en la mayoría de las otras especies, la definición sexual es casi inalterable. En otras palabras, no confunde en ningún momento su rol como macho o hembra.

Mucho se ha escrito en psicología infantil, lo importante que en su educación, el equilibrio que le da la familia formada por padre y madre. El rol específico que cumplen cada uno de ellos, en la formación del niño como individuo. Los trastornos que ocasionan la falta de uno de los progenitores. Como la niña ve a su padre y todo lo que el varón aprende de su madre, o viceversa, (vinculo paterno filial). Es que surge la pregunta. ¿Algo habrá cambiado?

Estamos acostumbrados a sentir, por parte de los técnicos, las inigualables condiciones que un hogar, formado por padre y madre le da a un niño, para su formación, y a su vez, como ambos proyectan en el tiempo por medio de sus hijos, toda una historia familiar.

Cuando conocemos algún problema familiar, por la pérdida de uno de sus miembros o por el abandono del hogar, o sencillamente por la falta desde su nacimiento de uno de ellos, tanto del padre o de la madre (hogares monoparentales), nos sentimos sensibles y reconocemos ciertas dificultades en el desarrollo del niño, lo cual generalmente lo manifiestan de innumerables formas.

Todos los docentes en las diferentes áreas de la educación, trabajan para que los niños tengan una definición correcta de todas las cosas que realizan.

Pero para ser mas directo y claro, ¿tendrá un correcto desarrollo psicológico un niño que tenga a un hombre como madre, o a una mujer como padre?

En el caso de cualquiera de las opciones, ¿será bueno que el niño se vea enfrentado al saber por parte de las personas que lo adoptan, de su situación como tal, o por parte de la realidad que en algún momento lo descubra por comparación, o sepa por algún otro niño?

La situación de abandono de muchos niños en nuestro país, hace que las autoridades, se vean en la obligación de encontrar una solución. Pero no podemos tomar la adopción, como único medio o remedio, que crea la legislación para paliar la situación de la niñez desamparada, o como un siguiente paso, para que una ley recientemente aprobada, le da a la pareja homosexual igualdad que la heterosexual, y le permita a la pareja gay, la afirmación como familia que le daría una adopción.

No es bueno en mi parecer, intentar no discriminar dando en adopción chicos a parejas gay, cuando en algunos casos, matrimonios heterosexuales, pasan una vida intentando adoptar.

No es válido tampoco, la excusa de que una pareja gay tenga una buena situación económica y la posibilidad de brindarle al niño, mucho tiempo y amor , ya que partimos de la base, que la decisión de una adopción, encierra todo esto de igual forma en parejas heterosexuales.

No debemos olvidar que con la aprobación de este proyecto de ley, se transgrede el principio II de la Declaración Universal de los Derechos del Niño en cuanto establece que al dictar leyes que atañen al niño, se tomará exclusivamente el interés de éste como objetivo.

¿Pero nos pusimos a pensar cuales son los problemas que encontrará y que le ocasionaran al niño, en el momento de tener que enfrentar a la sociedad en que vive, y el día que salga de su casa para el jardín, la escuela, o el liceo? ¿Debemos exponer a esos niños a un problemas de socialización, respecto a los niños que mayoritariamente tienen padres y madres de distinto sexo, hasta que la sociedad "acepte" el monosexualismo como principio?

Como se podrá ver, en ningún momento, en este articulo, utilice los términos como: moral, normal, o cualquier palabra que pueda ser interpretada, o le den a las mismas, un tono político, religioso, que no deje claro el verdadero espíritu de este documento.

Joselo Andrade

Rivera, 25 de marzo de 2008