domingo, 28 de diciembre de 2008

RE: Que cese la masacre en Gaza: Por P. Luis Barrios

PUBLICADO EN
http://forodeleydelacoso.blogspot.com/

From: lbarrios@jjay.cuny.edu
Date: Sun, 28 Dec 2008 13:50:05 -0500
Subject: Que cese la masacre en Gaza: Por P. Luis Barrios



Que cese la masacre en Gaza

Felices quienes trabajan por la paz,

porque serán reconocidos/as

como hijos e hijas de Dios

(Mateo 5:9)


El ataque militar por parte del gobierno de Israel a la Franja de Gaza durante el día de ayer, ha dejado más de 200 personas muertas –hombres, mujeres y niños/as- y más de 400 personas heridas. ¡Esto es una masacre que debemos detener inmediatamente!

Por un lado, la promesa por parte del gobierno de Israel es que vienen mucha más acciones militares y no tienen idea cuando cesaran. Y por otro lado, la explicación por parte del gobierno de Israel es más de lo mismo: Israel tiene todo el derecho a existir y a defenderse como Nación. Lo cual es correcto, pero incompleto. Palestina también tiene el derecho a existir y a defenderse como Nación.

Ahora bien, por cuanto las guerras no son respuestas correctas porque se fundamenta en la destrucción de la humanidad, las mismas no dejan de ser acciones terroristas. No han existido ni existen guerras justas, lo que siempre ha existido y sigue existiendo son causas y respuestas justas. De aquí el que tampoco exista un salvajismo denominado guerra limpia; todas las guerras son sucias.

Quienes creemos y defendemos la causa de Palestina debemos de tener mucho cuidado de no caer en acciones dogmáticas que no nos permitan evaluar esta situación dentro de la objetividad. De aquí el que no perdamos la capacidad de condenar las acciones terroristas israelíes contra las poblaciones civiles como las que estamos viendo en este momento en la Franja de Gaza. Pero a la misma vez debemos de condenar las acciones terroristas contra poblaciones civiles cuando vienen de Hamás (Movimiento de Resistencia Islámico). Nada justifica este tipo de acción porque no son revolucionarias.

Es incorrecto y es maligno cuando el gobierno de Israel nos dice que Palestina no debe de existir como Nación independiente, por lo tanto se justifica su destrucción. Esta es una respuesta terrorista. Pero de la misma manera es incorrecto cuando grupos dentro del gobierno de Palestina –en este caso me refiero a Hamás- sermonean el mismo discurso terrorista de decir que es necesaria la destrucción de Israel como Nación. Debemos de partir del postulado básico que ambas naciones tiene el derecho a existir soberanamente y ambas deben de encontrar una manera diplomática de resolver sus discrepancias hasta que aprendan a vivir como buenas vecinas. O sea, que hay derechos pero a la misma vez deberes para que fluya la justicia.

De aquí el que debemos condenar y rechazar en nuestro proyecto de justica toda agenda sionista que promueve una agenda de expansionismo, ocupación y colonización al pueblo Palestino. Este tipo de sionismo etnocentrista es parte de un proyecto de nacionalismo infernal que pretende retornar y justificar la limpieza étnica al estilo nazi. De igual manera se hace necesario condenar y rechazar la agenda antisemita la cual pretende justificar una serie de estereotipos y prejuicios contra las comunidades judías.

Pero por supuesto, en todo este proceso diplomático es necesario llamarle al pan, pan, y al vino, vino. Lo que Hamás, como movimiento de resistencia, están pidiendo es que concluya la ocupación de los territorios por parte de Israel, se consiga la libertad y el derecho al retorno y la independencia. En otras palabras, el problema no es que Palestina ataca e Israel se defiende, aquí el problema sigue siendo territorios ocupados y pueblo colonizado. Dentro de este contexto es que Palestina resiste y responde.

No es un secreto que el dúo diabólico de los gobiernos de Estados Unidos-Israel no desean colaborar con el Gobierno de unidad nacional palestino y siguen instando a la comunidad internacional a que no coopere con la coalición gubernamental Palestina, promoviendo a su vez, discrepancias entre Hamás y Al Fatá. De nuevo, cualquier postura política que promueva la destrucción de Israel como nación soberana o de Palestina es incorrecta. De la misma manera, cualquier postura política que intente justificar la no negociación con Hamás o el gobierno de Israel es incorrecta. En este tipo de error ya cayeron nuestro nuevo presidente Barack Obama y asimismo la nueva Secretaria de Estado Hillary Clinton, quienes están respondiendo a los intereses antidemocráticos del cabildeo judío fundamentalista, llamando por un lado a Hamás organización terrorista y el no querer dialogar o condicionar el diálogo a los intereses del gobierno de Israel. ¡Esto es incorrecto y arbitrario!

Curiosamente en todo este aparato de guerras, el gobierno de Israel ni el de Estados Unidos aprenden la lección. ¡Es que son tercos! En cada masacre y ocupación que se ha realizado contra el pueblo de Palestina, estos han resurgido, combatido y resistido. De aquí su presencia en la Franja de Gaza donde unos meses atrás forzaron a las tropas israelíes a retirarse. ¿Cuándo comprenderán esta gente que todo esto va más de llamarle a unos grupos como Hamás o Hezbollah terroristas? Esto no son luchas de grupitos, es un movimiento nacional de resistencia armada contra la opresión y explotación. Hay que reconocerlo, es todo un pueblo luchando contra la injustica del imperialismo. De aquí entonces tanto Estados Unidos como Israel, al no poder realizar sus objetivos de control, terminan creando un mecanismo psicológico de fantasías mediáticas que producen héroes falsos. Ahí tenemos el ejemplo clásico de Rambo. Estos falsos héroes son quienes les ganan sus guerras de ilusiones.

Hay que sumar a todo este análisis que dentro del nuevo desorden mundial donde la hegemonía terrorista del gobierno de Estados Unidos sigue imperando, que Israel fue creado y sigue funcionando como una dimensión militar del imperialismo y del expansionismo capitalista estadunidense. Es por esto que una de las acciones preferente lo sigue siendo la guerra. De aquí el que el gobierno de Estados Unidos le haga regalías económicas a Israel cada año en un valor de 2.86 billones de dólares al año. Por supuesto, la mayor parte de este dinero no va a impactar socialmente al pueblo de Israel sino más bien para armamentos de guerra. De aquí la gran diferencia entre el gobierno terrorista de Israel y el benévolo pueblo de Israel que sigue pidiendo la paz entre los dos pueblos.

Sigamos orando por lo que deseamos y trabajando por lo que queremos. Por lo tanto, trabajemos por la paz con justicia, mientras sancionamos todo tipo de acción terrorista contra la humanidad. Condenemos la masacre en Gaza y promovamos que ambas Naciones sigan el diálogo diplomático.


P. Luis Barrios

Iglesia de Santa María

New York, New York

28 de diciembre de 2008

Lbarrios@jjay.cuny.edu