lunes, 19 de enero de 2009

RE: [DiablUma] No queremos Minería a gran escala!!!! Movilizate

PUBLICADO EN
http://forodeleydelacoso.blogspot.com/

FUENTES

1. Genocidio «High-Tech» en el Congo por Keith Harmon Snow*
http://www.voltairenet.org/article144318.html

2. ECUADOR: Las claves de la "Revolución Ciudadana" - Leonardo Ogaza.

1.

Más allá del doble chantaje existente dentro de la izquierda y los
movimientos sociales, que si gobiernistas o infiltrados. DiablUma hoy anuncia
su participación en las históricas movilizaciones convocadas por la CONAIE
para este día martes 20 de Enero, poniendo en claro mediante este manifiesto
nuestra posición política así como algunas reflexiones.

Partimos planteando claramente que los sistemas económicos o monetarios, son
simplemente sistemas de valores basados en un acuerdo o convenio; es decir que
el valor que hoy tienen el oro o el petróleo obedecen a un simple acuerdo o
convención entre los diferentes grupos de poder que dominan la economía
mundial. Que la profunda crisis que actualmente vive el sistema capitalista, no
solo es una evidencia del colapso de los valores que ha impuesto este; en el
que la supervivencia de la vida, está por debajo de la acumulación de
riquezas imaginarias. Sistema en el que se ha especulado mucho más allá de
los recursos existentes en el planeta y que por tanto lo está destruyendo.

La preservación de ese orden y de esos valores hoy significa la muerte de
miles de palestinos, colombianos, iraquíes y afganos en un desesperado
intento del sistema capitalista por renovarse provocando a más países a
participar de una gran guerra que les permita regenerar un status quo perdido e
imposible. Sistemas de valores basados en acciones y acuerdos de los grupos de
poder que dominan y manipulan la economía mundial con el fin de darle un
aliento al sistema capitalista inmerso en una profunda crisis.

Sobre la androcéntrica y anticuada idea de que los "recursos naturales"
son infinitos y siendo deber y derecho del hombre explotarlos y dominar así la
naturaleza, el capitalismo global ha especulado muy por sobre lo imaginable
sobre la venta y producción de productos basados en estos recursos. Vemos como
en un acto criminal e irresponsable con el futuro de la vida han sostenido el
negocio del petróleo a base de la guerra, la invasión y la muerte en Irak,
Afganistán y hoy Palestina, existiendo hoy en días muchas otras tecnologías
que podrían reemplazar rápidamente al hidrocarburo.

No estamos ciegos, vemos como los procesos de devastación minera han
exterminado con la vida en grandes zonas de África, Bolivia, Chile y Perú.
Sometiendo a la gente que habita en estas tierras a desplazamientos forzados y
a guerras interminables como la que vive el Congo desde 1996, en la que han
muerto, entre seis o siete millones de personas, según el Coordinador de
Emergencias de la ONU. Esta guerra es financiada por los poderes corporativos
occidentales que pretenden controlar la riqueza minera de la región¹.
Comprobamos así que el sistema capitalista solo puede ser infinito si los
recursos son infinitos; de momento para asegurarse la provisión de estos
recursos recurrirán a la descarada guerra que les permita la apropiación de
los mismos y también para asegurarse negocios en la venta de armas, los
préstamos insensatos y en menor grado la reconstrucción y venta de
tecnología.

Es en este contexto que desde América Latina surge la necesidad de un cambio
de modo de producción, que con un carácter global garantice la vida, la
supervivencia de la especie, y que erradique las prácticas económicas
criminales que causan las guerras. Para nosotrxs el viejo anhelo de
emancipación pasa necesariamente por la destrucción de este caduco sistema de
valores, en el que están contenidos el extractivismo, el machismo, el consumo
irracional, la exclusión, la conquista y la imposición. Creemos que es el
momento apropiado para empezar a dar pasos concretos que nos permitan dejar de
participar en el mercado mundial, tenemos la responsabilidad histórica de no
permitir que el sistema capitalista y su lógica de consumo irracional se
prolongue, sino al contrario de generar procesos que le obliguen a colapsar,
entiendo ésta crisis como una oportunidad para así hacerlo.

Dicho de otra manera, al deteriorar indudablemente nuestro medio ambiente para
insertar petróleo, otros minerales y materias primas en el mercado mundial no
solo que estamos participando del genocidio por hambre y guerra a nivel global
sino que estamos reforzando un sistema contra el cual supuestamente luchamos.
La caída de los precios del petróleo y los minerales; la compra por parte de
la mayoría de estados del primer mundo de bancos y financieras, la quiebra de
las más grandes transnacionales, etc. no solo que demuestra estas afirmaciones
sino que vuelve absolutamente propicio el momento para darle un golpe mortal a
ese oprobioso sistema: medida que pasa primero por eliminar la dependencia de
nuestras economías a las exportaciones dentro de las normas del mercado
mundial especulativo, es decir volvernos auto-sustentables y priorizar otro
tipo de intercambios y bloques comerciales. Siempre con miras de satisfacer
necesidades que verdaderamente tienen valor en un mundo en crisis, es decir,
agua, comida, vestimenta, educación, salud, vivienda, cultura. Esto se
facilitará mediante el urgente desarrollo de tecnología propia que respetando
las necesidades de la vida y no del consumo que nos permita a corto plazo
resolverlas todas.

Complementando esto, también se vuelve necesario dejar de pagar una deuda
externa desde todo punto de vista absurda, reforzar y presionar para que otros
países del bloque lo hagan así como sostener los esfuerzos que se han
planteado de crear un bloque económico que sostenga la riqueza en los recursos
que garantizan la vida y no en el mercado especulativo global. Nosotros tenemos
el agua y los alimentos, por tanto tenemos el sartén por el mango.

Sabemos que a las personas formadas dentro de ese sistema de valores les va a
costar entender que la vida tiene más valor que el oro, les costará cambiar
de punto de vista, les costará dejar de ver la riqueza como acumulación, pero
estamos seguros de que en esta disputa estamos miles de hombres y mujeres;
sobre todo porque significa garantizar nuestra supervivencia y futuro digno.
Sabemos así que se requerirán de grandes sacrificios diarios. Pero planteamos
también como una fuerte reflexión que el hecho de permanecer neciamente
dentro de un barco que se hunde generará desesperación y dolor cuando la
crisis y la necesaria guerra lleguen a nuestros hogares. Pensemos que para
resolver sus problemas de desempleo los grandes países del tercer mundo
botarán todo el peso de la crisis al tercer mundo: lo primero que
restringirán los países del primer son las importaciones, como ya se hace
actualmente en nuestro país.

Frente a este modelo extractivista proponemos la construcción de un modelo de
desarrollo sustentable. Donde se priorice la producción de valores de uso y no
de valores de cambio. Una sociedad que satisfaga las necesidades humanas
siempre que estas estén dentro de un horizonte, solidario, colectivo y
cooperativo que no atente contra naturaleza y la vida. Distribución equitativa
de las riquezas producto del trabajo social desde una planificación
democrática, donde importa cómo se produce y se distribuye con la decisión
de la propia sociedad. Autogestión, autoorganización, autogobierno.

2.

Este proceso de cambio que hoy vive Latinoamérica y del cual nuestro país ha
sido en muchos momentos el epicentro, ha devenido también en una gran crisis
de los movimientos sociales ecuatorianos, los mismos que una vez asumido el
gobierno por parte del economista Rafael Correa, se encontraron como nosotros
frente a la disyuntiva que propone el ejercicio del poder y que consiste
precisamente en participar o no del Estado. Frente a este dilema la mayoría de
partidos y organizaciones se encuentran hoy trabajando, muchos maniatados por
su decisión de participar en este proceso "desde dentro". Aceptando así
tácitamente la batuta del gran director de orquesta de éste proceso: el
Presidente de la República, quien ha tenido grandes aciertos y conduce en
muchos campos una política de gobierno acertada que reconoce en su accionar
varias de las consignas de procesos de cientos de años de resistencia y
movilización. Podemos citar con orgullo la soberana posición frente al
atentado colombiano en Angostura, la política de control en los organismos
públicos, la posición frente al pago de la deuda externa, la prioridad en el
gasto social, la expropiación y juicios a los responsables del feriado
bancario, el proceso en contra de la impunidad en los crímenes de estado a
través de la comisión de la verdad, la salida de la base de manta. Además de
haber derrotado y hundido a la derecha tradicional y a la Iglesia y
desenmascarado públicamente a los medios de comunicación masiva, etc.

Es así que no creemos que exista mala voluntad detrás de la intención
gubernamental de extraer minerales a gran escala sino más bien una equivocada
y caduca visión del desarrollo, misma que se debe debatir en el seno de la
sociedad. De hecho, la Constitución recientemente aprobada es un reflejo del
imaginario de la Revolución Ciudadana, sin duda, es mucho más democrática
que todas las constituciones anteriores, se eliminó por ejemplo casi todas
las formas de precarización laboral. En general la nueva Constitución es una
mezcla un poco barroca andina de varias vertientes de pensamiento, el
liberalismo clásico, el pensamiento ancestral andino, un fuerte componente
ecologista y de género, tendencias humanistas modernas, nacionalismo y cierto
antiimperialismo articulados por el discurso de la participación ciudadana.
Sobre la base de un fuerte presidencialismo y tendencias de capitalismo estatal
regulador del mercado. Algún dirigente de Alianza País definió su proyecto
como el de "construir una sociedad de propietarios y productores", que da
cuenta del sueño de un capitalismo de pequeños propietarios, típica
ensoñación de la clase media².

Otros sectores populares y de izquierda con discurso propio han destacado al
mostrarse totalmente reticentes y desconfiados frente a este proceso. A los
cuales les reconocemos su capacidad para mantener una agenda propia. Pero no
admitimos su visión de igualar a este gobierno con gobiernos de ultra-derecha
neoliberal represiva como el de Lucio Gutiérrez pese a sus timoratas
posiciones frente a la invasión a Palestina o su no participación en el ALBA.
Establecemos mediante la exposición de estas reflexiones una necesaria
distancia con estos sectores, especialmente con sectores anti-minería que con
un discurso sesgado no solo que no involucran en su lucha ni en su discurso a
sectores urbanos sino que al contrario se enemistan con ellos, participando en
el doble chantaje que mencionábamos al principio, en este caso si no apoyas
íntegramente sus contenidos estas con el gobierno, actitud tan irresponsable
como la que pone a los críticos a las políticas de gobierno en el bando de
los infiltrados. Insensato también con el futuro puesto que no llegan a
cuestionar a profundidad el modelo de producción, desde soluciones de parche
que se articulan igualmente con el capitalismo global, léase producción
orgánica o turismo comunitario.

Es nuestro deber recordar que si hay algo que este país no ha admitido bajo
ningún punto de vista es la represión. Llamamos en primer término al
diálogo debido a que este conflicto por el modelo de Estado dentro de la
izquierda permite la emergencia de nuevos sectores desesperados de oposición
que desde medios probablemente cobardes y traicioneros atenten contra nuestros
proyectos comunes de liberación. Llamamos también al diálogo reconociendo
que gracias al movimiento indígena ecuatoriano hemos llegado a tener la
posibilidad de una real transformación además de que nos sentimos
identificados y reconocidos en el modelo de Estado que plantean nuestros runas,
y nos asumimos como defensores también de una cosmovisión conjunta que no
sitúa al hombre como centro de la vida sino solo como una parte de ella.
Diálogo en vez de represión, un diálogo que consista en escuchar los puntos
de vista, discutir profundamente y en conjunto con toda la sociedad ecuatoriana
y latinoamericana sobre el modelo de producción y las visiones de desarrollo;
así construir juntos y en acuerdo una estrategia que nos permita salir de la
crisis mundial vivos y con el sartén por el mango. Es nuestro deber fortalecer
la organización social, generando una alianza estratégica entre los sectores
indígenas-populares y el gobierno para garantizar la supervivencia de este
proceso y que impida que este último se autonomice como un gobierno de clase
media con un programa de Capitalismo de Estado. ¿Porqué se dialoga con los
empresarios y no con el Movimiento Indígena?. Dialogo intercultural como
solución civilizatoria.

Conocedores de los límites de una revolución ciudadana que desconoce los
derechos colectivos tanto de los pueblos indígenas como de las culturas
urbanas. Un reforzado intento por volvernos a todos ciudadanos capaces de
producir. Aspira a tener un país decente que respete el orden y la
institucionalidad. Planteamos en el marco del respeto a los derechos colectivos
una revolución que destroce las estructuras del sistema capitalista hoy
derrotado por sus propias trampas.

En primer lugar no todos los sectores sociales nos asumimos como ciudadanos por
lo que tampoco construimos nuestras identidades y relaciones dentro de la
ciudadanía; dejando fuera de este proceso las lógicas y la existencia misma
de otros sectores urbanos y rurales que respondemos a la participación
comunitaria más que ciudadana individualista, violentando nuestros derechos y
manteniendo nuestra condición de excluidos y criminalizados.

En segundo lugar la revolución ciudadana no ha consolidado propuestas reales
que nos alejen de la depredación del sistema capitalista y por el contrario,
creemos que afirma su lógica extractivista.

Dentro de esta lógica se enmarcan las políticas de seguridad ciudadana,
desarrolladas por el Ministerio de Gobierno, a través de las cuales se han
gastado millones de dólares en el equipamiento y tecnificación de la policía
nacional, bajo el presupuesto de que la seguridad de las personas radica en un
aumento de la represión, y muy poco en las políticas de prevención que
parten del entendimiento de que existe sistema que vuelve violenta y marginal a
la pobreza, resiente y obliga a su uso como salida de la miseria y la
exclusión. En este sentido la "revolución ciudadana" continua
criminalizado la pobreza y la diversidad entregando la seguridad de todos y
todas a seres humanos violentos, para los que todo lo que no entra en el marco
de su imaginario es criminal.

DiablUma nuevamente se hermana y se suma así a la lucha por la vida y la
dignidad emprendida por el Movimiento Indígena Ecuatoriano. Rechazando
firmemente el uso de prácticas violentas como las vividas por los hermanos que
están defendiendo nuestra agua en las zonas mineras, o como la persecución a
balazos a rockeros en el sur de Quito por parte de un policía ebrio, y sobre
todo la inoperancia del sistema judicial en los casos de violencia por
discriminación.

Claramente decimos ni gobiernistas ni infiltrados, seguimos firmes a nuestros
principios ideológicos y luchamos desde nuestros frentes por la revolución.
Apoyaremos sin ninguna vergüenza al gobierno ciudadano en todos sus aciertos y
lo criticaremos y presionaremos también en actitud independiente y madura
cuando lo consideremos necesario. Es hora de romper el clima de intolerancia
dentro de la izquierda rompiendo así con la vieja práctica de determinar
quien tiene la verdad absoluta. Hoy la verdad la hacemos todxs en base al
diálogo intercultural.

Esperamos que este documento abra un espacio para el profundo y contenido
debate. Finalmente llamamos a los hombres y mujeres de sectores urbanos a
sumarse a esta movilización pacífica el día 20 de enero e invitamos al
gobierno y a los movimientos sociales a abrir espacios de discusión y dialogo
que nos permitan construir un Ecuador digno, libre de represión, libre de
minería a gran escala y con cambios profundos en el modelo de producción.

DiablUma
Organización Político Cultural

FUENTES

1. Genocidio «High-Tech» en el Congo por Keith Harmon Snow*
http://www.voltairenet.org/article144318.html

2. ECUADOR: Las claves de la "Revolución Ciudadana" - Leonardo Ogaza.

¡Descúbrelo! ¿Qué puedes hacer con el nuevo Windows Live?