miércoles, 25 de febrero de 2009

RE: Más allá de los estereotipos, la diversidad es la norma dominicana en Puerto Rico.

Publicado en
☻foro de Ley de Acoso☺


From: lbarrios@jjay.cuny.edu
Date: Tue, 24 Feb 2009 07:47:50 -0500
Subject: Más allá de los estereotipos, la diversidad es la norma dominicana en Puerto Rico.

Diáspora rica y plural

Más allá de los estereotipos, la diversidad es la norma dominicana en Puerto Rico.

Por Rut N. Tellado Domenech / rtellado@elnuevodia.com

 

El Nuevo Día

23 de febrero de 2009

La recesión económica que afectó a la República Dominicana en la década de los años 80 impulsó una diáspora masiva de dominicanos que se prolonga hasta hoy.

Según el antropólogo y experto en migraciones, Jorge Duany, "una serie de factores económicos, tales como la devaluación de peso dominicano, la inflación y el desempleo, además de la insatisfacción con los servicios públicos y con la calidad de vida" en el vecino país hicieron que muchos decidieran irse.

"Puerto Rico es un lugar atractivo porque se paga en dólares y los salarios son elevados en comparación con la República Dominicana", explicó Duany. "Vienen para poder ahorrar y enviar remesas a sus familiares".

De hecho, el Banco Interamericano de Desarrollo informa que los dominicanos residentes en Puerto Rico envían unos $240 millones al año a su patria.

Aunque es difícil conocer con exactitud cuánto aporta la comunidad dominicana a la economía boricua, pues la actividad de los indocumentados se da al margen de la economía formal, se estima que debe ser una cantidad mucho mayor a la que envían en remesas a los hijos, esposos o padres que dejaron atrás.

Un perfil diferente
A diferencia de los que se exiliaron durante la administración del dictador Rafael Leónidas Trujillo (de 1930 a 1961), que eran de clase media y alta, Duany dijo que los que salen de su país hoy día por razones económicas no son profesionales, sino personas con poca solvencia económica que, en muchos casos, entran de forma ilegal.

Los que llegan ilegalmente, de acuerdo con el cónsul de la República Dominicana en Mayagüez, Máximo Taveras, son jóvenes de entre 17 y 25 años de escasa instrucción. "Muchos fueron desertores escolares y son personas de origen campesino", menciona Taveras. Agregó que la mayoría provienen de la zona norte y este de Quisqueya.

"Muchos trata de normalizar estatus migratorio y se quedan aquí", dijo Taveras. Añadió que otros llegan a Puerto Rico para ir luego a Estados Unidos y otros optan por regresar a su país. Al llegar a Puerto Rico, la mayoría se establece en San Juan, Carolina y Caguas.

Caminos distintos
Una vez en suelo boricua, el destino varía. Mientras los dominicanos que viven de forma legal en la Isla pueden conseguir buenos empleos y hasta obtener becas para estudios universitarios, no todos tienen la misma suerte.

"Aquí hay profesionales guiando taxis y haciendo trabajos que no harían en la República Dominicana y que no son su profesión", dijo De Moya, refiriéndose a profesiones para las que es necesario tener permiso para ejercer en Puerto Rico. "Muchos vienen y se cansan en el camino. Otros persiguen sus sueños y logran sus metas".

Entre los que han logrado destacarse en Borinquen están el ex secretario de Desarrollo Económico, Bartolomé Gamundi y la ex secretaria de Salud, Rosa Pérez Perdomo. Otros trabajan como médicos, ingenieros, comerciantes, barberos, estilistas, constructores, agricultores y empleados domésticos.

Otros problemas que enfrenta la comunidad dominicana en Puerto Rico son los mismos que enfrentan los boricuas en Estados Unidos. En ambos casos "se reproduce una situación parecida de chistes y comentarios despectivos, racismo y violencia policiaca y verbal", afirmó Duany.

La isla que se repite

Por Rut N. Tellado Domenech / rtellado@elnuevodia.com

El Nuevo Día

23 de febrero de 2009


"La migración de los dominicanos no se aparta de la del resto de los ciudadanos del mundo. Siempre el ser humano busca una vida mejor".
Así resume Mirta de Moya, vicecónsul de la República Dominicana en San Juan, la razón por la cual muchos de sus paisanos vienen a establecerse en Borinquen. Son parte de una cadena migratoria: los haitianos pasan a Quisqueya, los dominicanos a Puerto Rico y los boricuas a Estados Unidos.
El flujo de personas entre Quisqueya y Borinquen tiene sus raíces en la era precolombina. Según De Moya, los taínos viajaban de una isla a otra. El movimiento continuó, protagonizado por los españoles que vivían a ambos extremos del Canal de la Mona.
De acuerdo con el antropólogo y experto en migraciones Jorge Duany, "no es hasta el siglo XX que se empieza a perfilar un movimiento numeroso de personas". Los primeros fueron los puertorriqueños.
"Durante las primeras tres décadas del siglo XX, hubo un gran movimiento de boricuas que iban allá a provincias orientales a trabajar en la industria del azúcar", contó Duany. "Había más empleos en la República Dominicana, porque en Puerto Rico había una transición económica y se perdieron empleos agrícolas".
Según De Moya, aún hay descendientes de esos puertorriqueños en Quisqueya que celebran su herencia formando clubes boricuas y algunos hasta viajan a Puerto Rico en busca de parientes.
De acuerdo con datos del Censo provistos por Duany, en 1960 se contaron 1,812 dominicanos residentes en Borinquen y en 1970 aumentaron a 10,843. La comunidad quisqueyana siguió aumentando con el paso del tiempo, al punto de que en 2000 se registraron 61,455. Debido a que muchos no participan en el censo por ser indocumentados, el cónsul de la República Dominicana en Mayagüez, Máximo Taveras, afirmó que el total de dominicanos en la Isla podría llegar a 125,000.

 


check out the rest of the Windows Live™. More than mail–Windows Live™ goes way beyond your inbox. More than messages

 

 

 

Luis Barrios, Ph.D., BCFE

Chair & Professor

Department of Latin American & Latina/o Studies

Joh Jay College of Criminal Justice-City University of New York

445 West 59 Street, Room 4115-N

New York, New York 10019

Office: (212) 237-8747

FAX: (212) 237-8664

Email: lbarrios@jjay.cuny.edu

Web Page: www.jjay.cuny.edu

 

 

Most teachers teach facts, good teachers teach ideas, great teachers teach how to think. Jonathan Pool

 

The hottest places in hell are reserved for those who, in times of great moral crisis, maintain their neutrality. Dante

 

La ignorancia es el peor enemigo de la civilizacion, y la ignorancia suele ser, en sus efectos y frecuentemente en sus impulsos, tan malvada como la misma maldad. Eugenio Maria de Hostos

 



con Windows Live Messenger comparte fotos mientras charlas. El doble de diversión: